Los poderes notariales se constituyen por el acto jurídico a través del cual el mandatario (apoderado) recibe la facultad para ejecutar por cuenta del mandante (poderdante) los actos jurídicos que éste le encarga.

Los poderes se clasifican en:

1. Poderes Generales.- Sirven para una serie indefinida de actos jurídicos y no se agotan con su uso. Pueden ser los siguientes:

  • Poder General para Pleitos y Cobranzas.- Faculta al apoderado para representar al poderdante en juicios y efectuar cobros.
  • Poder General para Actos de Administración.- Se otorga para que el apoderado administre bienes e intereses del mandante.
  • Poder General para Actos de Dominio.- Faculta al apoderado para hipotecar, donar, comprar o vender bienes del poderdante.

2. Poderes Especiales.- Se otorgan para que el apoderado represente al poderdante únicamente en lo que se autoriza de manera expresa en el mandato, y se anula automáticamente una vez que se cumple con lo encomendado.

Requisitos para el trámite de poder notarial

 

Si desea solicitar un poder notarial, puede descargar el formato de solicitud para actos notariales dando clic aquí